Cambio paradigmático corporal
El cuerpo como herramienta de transformación organizacional

“La vida es como andar en bicicleta, para conservar el equilibrio debes mantenerte en movimiento”
(Albert Einstein)






FLEXIBILIDAD: ESPACIO DE APRENDIZAJE


Nos encontramos habitando la llamada “era tecnológica”, con un proceso de globalización creciente de los mercados y las comunicaciones en el cual los avances, instrumentos, modelos y formas de hacer las cosas cambian en forma acelerada y, en ocasiones, poco predecible. Aparece con esto la necesidad de “estar al día” y “reinventarse". En este escenario, muchas veces confuso, se hace necesario encontrar un norte que cargue de sentido y nos permita organizar toda esta nueva información e intentar actuar sobre ella (Gibson editor, 1998).
 
La incorporación de la dimensión emocional y corporal, como herramienta útil a la hora de manejarnos en ambientes de transformación, surge del convencimiento de que los procesos de aprendizaje involucrados, requieren de una cadena de dominios integrados de acción. En palabras de Nietzsche, “el que quiera aprender a volar, primero debe aprender a caminar, no se puede aprender a volar volando”. (Percy, 1997).

Al abordar un escenario cambiante y muchas veces incierto a través de un único dominio, las respuestas tienden a ser pobres en eficacia, flexibilidad y creatividad entregando un nivel de información reducido. Lo anterior lo observamos en la práctica cuando escuchamos respuestas que, a nivel racional, buscan personas, organizaciones y en ocasiones gobiernos, intentando mantener el statu quo frente a escenarios que requieren cuestionamientos de base a la forma en que tradicionalmente se han hecho las cosas. Para poder dar respuestas a nuevos desafíos, debemos ser capaces de integrar el mayor número de variables, escuchar el entorno con todos nuestros sentidos, a fin de dar respuestas integrales y eficaces. Este es sin duda un desafío que nos involucra como un todo a aprender nuevas y más eficientes formas de resolver, tomar decisiones y agregar valor.

EL CUERPO COMO MEMORIA ACTIVA

Para esto se requiere sumar a los tradicionales recursos cartesianos de la razón y la técnica empresarial, la poderosa herramienta del sistema emocional y corporal del capital humano. Para enfrentar los desafíos de nuestra era se necesita de colaboradores y ejecutivos que habiten su trabajo desde emociones posibilitadoras tales como la confianza. El desafío persigue que los directivos, al verse enfrentados a estas transformaciones, lo hagan desde un estado de ánimo que acepte las pérdidas —a la estabilidad— y ambicione las nuevas oportunidades futuras. Este reto exige un cuerpo flexible, creativo y resolutivo que sostenga dichos procesos transformadores, y con esto conducir a perspectivas profundas de cambios al interior de los equipos de trabajo. “Todo cambio ocurre enfrentando una inercia corporal… lo que somos y còmo vivimos no es asunto electivo sino que tiene profundas raíces en sistemas corporales que aseguran nuestra continuidad personal”. (Zagmutt, 2010).

En el dominio de lo empresarial, esta “continuidad personal” a la que alude Zagmutt, se traduce en secuencias de prácticas y formas de hacer las cosas que construyen la llamada “cultura organizacional”, la que muchas veces coloca cortapisas a los cambios no sólo a nivel mental sino sobre todo a nivel de la llamada “inercia corporal”.

Los sistemas humanos necesitan adaptarse a los cambios como clave para el éxito laboral, por esta razón surge el Cambio Paradigmático Corporal. Esta dimensión de intervención organizacional fue aplicada en dos organizaciones chilenas en 2010. Ambas intervenciones fueron evaluadas como exitosas por los participantes y sus directivos, destacando por sobre todo el impacto que el trabajo corporal tuvo como facilitador del proceso de aprendizaje. Trabajar desde el cuerpo nos acerca a una dimensión de creación simple, humana y múltiple. Esto nos hace posible una auténtica disponibilidad para lo real y lo terrenal, "no olvidando que tal vez hay mas sabiduría en nuestro cuerpo que en nuestra filosofía más profunda”. (Nietzsche, 1967).

SISTEMA HUMANO Y RECONSTRUCCIÓN POST TERREMOTO


En dicha oportunidad diseñamos un plan de intervención dirigido a nuestros clientes más afectados; entre ellos, una conocida compañía de seguros y una emblemática empresa de acero, cuyos empleados se encontraban trabajando durante la madrugada del 12 de Febrero. Frente a esta crisis desarrollamos un programa que abordó a nivel cognitivo la elaboración lingüística de la experiencia traumática y a nivel emocional el espacio de reconocimiento, expresión, validación y generación de una comunidad de apoyo. Por último, a nivel corporal un trabajo focalizado en la generación de un cuerpo flexible —y estable— que permitiera sostener las emociones de vulnerabilidad e incertidumbre creciente.

Una de estas intervenciones se realizó en una de las zonas más afectadas del país, intervención que se realizó bajo permanentes réplicas. En este proyecto, se llevó a cabo un trabajo con técnicas de movimiento corporal, contacto y conexión desde el cuerpo, generación de soportes corporales y trabajo con la flexibilidad. Lo realizado no fue simbólico, fue más bien una experiencia externa, inmediata y “real” dado que el movimiento de la tierra era constante. Todo esto permitió en muchos de los participantes, la recuperación de la confianza en sus propios recursos y en su entorno, lo que facilitó el poder volver poco a poco a retomar su rutina diaria a nivel personal y laboral. De igual forma, permitió generar un espacio de apoyo y confianza. Esta “cadena de apoyo” —usada en sus inicios como una metáfora— se transformó en una verdadera conectividad al interior de la organización.

SISTEMA HUMANO Y PROCESO DE FUSIÓN

También durante el 2010 desarrollamos bajo este mismo modelo (Cambio Paradigmático Corporal) una intervención destinada a facilitar el proceso de fusión entre dos compañías de seguros. La intervención buscó fortalecer la coherencia interna y preparar las condiciones para un escenario de incertidumbre. Este contexto tendría que ser sostenido por algunos meses. El trabajo se realizó en Santiago y abarcó a la totalidad de los colaboradores. Se trabajó en la reformulación de la creencia de estabilidad y control externo - seguridad laboral.

El reto era crear un estado de ánimo de aceptación frente a los cambios, y a la vez, articular una ambición positiva frente a las posibilidades personales que un nuevo escenario podría generar. El desafío era levantar un sistema corporal capaz de sostener en forma saludable y flexible, un escenario aún incierto. Era clave el disponer de recursos personales —disponibles— a fin de aceptar posibles situaciones de movilidad tanto al interior de la empresa como fuera de ésta. Aprender a “soltar” desde el cuerpo y descubrir que la existencia de recursos propios es capaz de otorgar una nueva estabilidad, fueron las acciones que generaron una actitud colectiva más receptiva frente a los nuevos desafíos.

Carmen Parraguez Grass
carmen@consultoriaintegrada.cl

Bibliografía

Gibson, Rowan, editor (1998). Repensando el futuro. Negocios, principios, competencia, control y complejidad, liderazgo, mercados y el mundo. Grupo Editorial Norma, Bogotá.
Nietzsche Friedrich (2008). Así habló Zaratustra. Alianza editorial.
Nietzsche, Friedrich (1967). La gaya ciencia, O.C. Buenos Aires, Aguilar.
Pavón J. y A. Hidalgo (1997). Gestión e Innovación. Un enfoque estratégico.
Zagmutt Augusto (2010). Vínculos Afectivo, Mentes Conectadas. Uqbar editores.




"Trabajar desde el cuerpo nos acerca a una dimensión de creación simple, humana y múltiple".
Newfield Network Latinoamérica . Presidente Errazuriz 3746 , Las Condes - Santiago de Chile. Fono (56 2) 23217915 - www.newfield.cl - newfield@newfield.cl
Generamos y nutrimos espacios de reflexión y aprendizaje, donde surge una nueva concepción y experiencia del saber, despertándonos a una buena vida, socialmente justa, ambientalmente sustentable y espiritualmente plena.
Newfield Network
Volver
Usuario:
Password:
Usuario:
Password: