Humanizar la globalización en la diversidad
Aconcagua Summit 2011
Entrevista a Gonzalo Muñoz, coordinador del encuentro


Recién había renunciado al mundo empresarial cuando Gonzalo Muñoz recibe una invitación para asistir al Encuentro en Lo Alto. Estos son encuentros de 3 o 4 días que organiza la Fundación Desafío de Humanidad desde hace unos 6 años,  y que reúne actualmente a unas 600 personas .El último encuentro  fue en la cordillera (en El Colorado). Son encuentros de crecimiento personal muy enfocado en lo espiritual, que a través de una determinada metodología que tiene la Fundación Desafío, busca que se manifiesten aquellas voces interiores que normalmente no se expresan en nuestra vida cotidiana.
Esto se hace desde una lógica: la diversidad.
Se conforman grupos pequeños, de tal manera que en un grupo pueden encontrarse un empresario, un religioso, un poblador, un joven con Síndrome de Down, un anciano, etc. En estos grupos pequeños se conversan una serie de temas profundos que nos ayudan a crecer en lo personal y en lo social.  Es algo realmente hermoso.


Gonzalo Muñoz  lideró el equipo que tuvo la responsabilidad de realizar el Aconcagua Summit, un encuentro que reunió a 230 personas de diversas nacionalidades, profesiones, actividades, clases sociales y creencias,  cuyo objetivo común es humanizar la globalización del Planeta.

¿Cómo llegaste a Desafío?

Yo vengo desde el mundo empresarial, de ejecutivo exitoso de grandes empresas tradicionales. Me sumergí en este otro mundo más social apenas después de 5 días después de haber renunciado y fue gracias a la invitación que recibí para el Encuentro en lo Alto.

La Fundación Desafío es uno de los pocos lugares, exceptuando a la familia, que reúnen por ejemplo, a mi padre y a mi madre, quienes están separados desde hace 30 años. Mi padre, Juan Carlos Muñoz,  es uno de los fundadores de esta Fundación y su impulsor durante los primeros 10 años. Mi madre que está metida en el mundo social, en el mundo medio ambiental, ha participado en el comité editorial de la Fundación y es muy cercana a la comunidad, su nombre es Ximena Abogabir.

Mi llegada fue muy especial y me sentí  tremendamente acogido.

La motivación que yo tenía coincidía con la inquietud de muchos jóvenes, que no necesariamente recorrieron el mismo camino tradicional que yo hice. Ellos habían estudiado en grandes Universidades Chilenas, en USA o Inglaterra y a su llegada, en vez de buscar un empleo tradicional, deciden una actividad que les de un  sentido, como formar una Fundación o unirse a organizaciones sociales.

Fue por esta motivación que en la Fundación me invitaron a que,  junto con José Pablo Arellano,  los agrupáramos. Esa fue una visión muy linda.

Entonces creamos un grupo que se llama Desafiados, el cual reúne a 20 jóvenes con un nivel de compromiso social que ya se los quisiera cualquier gabinete. El nivel de preparación de cada uno de esos jóvenes, el nivel de compromiso, de acción y de conocimientos respecto a la realidad social, ambiental, política y económica. Realmente es una maravilla.

Muchos de ellos aparecen regularmente en la prensa con sus fundaciones y emprendimientos. Durante un año y medio estuvimos juntándonos y lo primero que hicimos fue un libro que se llama “Desafiados”  el que levanta 7 casos de emprendimientos sociales.

¿De dónde vino la idea de hacer el Aconcagua Summit?

Fue cuando regresábamos a Chile, después de haber participado en el Zermatt  Summit en Suiza. Durante el vuelo, Pedro Arellano y Rodrigo Jordán reflexionaron acerca de la necesidad de hacer en el país un encuentro similar al Zermatt,  de muchas personas, internacional y que convocara a humanizar la globalización, pero bajo la lógica de Desafío. 

De ahí nace el Aconcagua Summit, que a la idea de humanizar la globalización y convocar a gente brillante de muchas partes del mundo,  se le agregaron dos componentes que pertenecen al estilo de Desafío. El primero es la diversidad, que es la característica de los encuentros del Alto (conversar en la diversidad), y el segundo es la integración de un grupo de jóvenes emprendedores que nos están mostrando una nueva mirada de hacer las cosas.

El Aconcagua Summit se definió en Julio del 2010 y se realizó el pasado mes de Octubre de 2011, con la claridad de que no era un evento sino un encuentro que hace parte de un proyecto global y que permanezca en el tiempo. Esto último es relevante, necesariamente debemos lograr que esas instancia motivadoras y llenas de energía se proyecten en el tiempo y que estén conectadas con el resto del mundo . Que se difundan a la mayor cantidad de personas posibles.

 

¿Cómo definirías lo que sucedió en este encuentro?

Como un encuentro que reunió a una diversidad sorprendente de personas, en una atmósfera de plena confianza, algo tan necesaria para la humanidad, y que logró una forma de comunicación desde el más profundo respeto, lo que ha permitido que surjan 20 proyectos con el compromiso de las 230 personas que asistieron y que se están llevando a cabo con una tremenda pasión.

Estos proyectos responden a las distintas temáticas que se levantaron en el Aconcagua Summit y cada persona que asistió tiene un compromiso personal con el proyecto que trabaja con su  grupo, con quienes durante el encuentro  pudo desarrollar toda una dinámica de crecimiento personal, que le permitió encontrar su propósito y comprometerse con esa temática.

Estos son algunos de los 21 nuevos proyectos e iniciativas para humanizar la globalización que nacieron en este encuentro:

Emprendimiento sostenible? - Isla Juan Fernandez auto sustentable

Humanizar la empresa  Del miedo al amor en la empresa?

Humanizar las finanzas?Medición de impacto para transformar las finanzas?

Igualdad de oportunidades?Plataforma ciudadana por la igualdad de oportunidades?

Consumo responsable?

Pueblos originarios?Coexistencia de los pueblos?



Cuando te refieres a la diversidad ¿Cómo se entiende esa diversidad en el encuentro?

Es bien curiosa esta pregunta porque intentamos definir la diversidad por lo que es, y es tan amplio el concepto que decidimos definirla por lo que no es, y lo hicimos bajo la lógica de decir  yo quiero que cuando saquemos la foto con todo los que asistieron al encuentro, nadie pueda decir: esto tiene un sesgo”. El único sesgo que está permitido es que van haber más chilenos que extranjeros, sólo eso.

Siempre tuvimos la intuición de lo que iba a generarse allá arriba sería el producto de la magia de las personas y así fue. Parte de la magia fue dejar que los grupos fueran tomando su ritmo y sus espacios propios, no había un programa. Las personas llegaron en un grado de confianza inusual. Imagínate que eran 4 días, dos de ellos laborales  estamos hablando de muchos Presidentes y Gerentes Generales de Compañías grandes, políticos, dirigentes, gente que venía de  Europa, USA, Canadá y otras partes del mundo y que no sabían muy bien a qué venían. Cada persona venía invitada por alguien y esa persona confiaba plenamente en quien lo invitaba y lo único que sabían era que vivirían una experiencia diferente, no habitual.

En el encuentro podías ver al Gerente de Asuntos Corporativos de Arauco junto a un representante  Mapuche, a Felipe Katz con Claudio Orrego. Estaba la plana mayor de la principal minera de Chile y también las mujeres afectadas por los polimetales, también estaban los principales ejecutivos de Falabella, Mall Plaza, Sodimac, CMR y dirigentes sindicales de esas mismas organizaciones conversando y reunidos. Entre tantos otros ejemplos.

Considerando la magnitud de este gran encuentro de tres días en la cordillera ¿Cómo lograron el apoyo financiero? ¿Cuál era el discurso con las empresas que los podrían apoyar?

Fue muy heavy porque al principio no teníamos claro cómo iba a ser y lo estábamos vendiendo al mismo tiempo que lo construíamos, entonces las primeras conversaciones con las empresas eran desde la más sana confianza. El punto no era qué te estoy vendiendo, el punto era: confía en mí, en la Fundación, en nuestra organización. Confía en que lo que te estamos ofreciendo es lo mejor que podemos ofrecerte.



¿Y qué ofrecían?

Ofrecíamos una instancia de conversación basada en la lógica de la pluralidad.

Y mágicamente ocurrió que las dificultades que estamos viviendo actualmente como sociedad, actuaron a nuestro favor. Las marchas populares de protestas se sucedían con frecuencia y para las empresas era cada vez más relevante  entender los discursos  y lo que estaba sucediendo desde la lógica de la diversidad. ¿Qué más necesitas tú como HidroAysén que entender lo que te están diciendo en las calles? ¿Qué más necesitas tú como La Polar que entender lo que te están diciendo los ciudadanos y la autoridad? ¿Qué más necesitas tú como Gobierno que entender lo que te dicen los estudiantes? ¿Qué más necesitas tú como Iglesia que entender lo que le pasa hoy en día a los feligreses y a las otras iglesias?

¿Cómo llegó Newfield a este encuentro?

Nosotros nos planteamos lo siguiente: Cómo armamos una metodología que no sólo de cuenta de la capacidad que tiene hoy Desafío sino de la capacidad que tienen hoy otras organizaciones.

Hay un ámbito que es el intelectual, el conocimiento de cómo funciona el cerebro de las personas y en ese ámbito son  las Universidades las más  competentes. Hicimos una convocatoria también diversa a 2 Universidades, una privada, la Adolfo Ibañez y una pública que es la Universidad de Chile. Cada Universidad aporto 4 especialistas para la metodología.

Y después me encontré con Luis Carrasco, Gerente de Newfield,  quien ya había colaborado muchas veces con Desafío. Con Luis generamos una resonancia límbica inmediata y absoluta…

¡Qué raro!

Sí, ¿qué raro no? (se ríe con ganas)… y nos dijimos ¿somos hermanos de ruta? ¡somos hermanos de ruta!.



Lucho se cuadró de una manera maravillosa, entusiasmo también a Julio Olalla, Bárbara Renom, Roco y Paz Zagal, quienes entendieron que aquí había una posibilidad de llegar a más gente…  no sé… habría que preguntarles a ellos qué les paso, lo que yo sentí de parte de ellos fue una concordancia impresionante.

La participación de Newfield tiene 3 aportes claves. Primero en la construcción de la metodología, poniendo todas sus capacidades al servicio del encuentro, de la misma manera que lo hizo la Universidad Adolfo Ibañez, la Universidad de Chile, Vertical, Latitud 90, es decir fueron varias instituciones que estructuraron esta mesa de cuatro patas: Intelecto, Cuerpo, Emociones y Espíritu.

Fueron muchas horas de trabajo en que Lucho y Bárbara nos ayudaron a construir la metodología.

También se unió Roco y la Paz quienes nos ayudaron a trabajar con los facilitadores. Cada 10 personas del encuentro se constituía un grupo de trabajo, el cual tenía un facilitador. Ellos nos ayudaron a preparar a los facilitadores, lo que fue clave en el proceso de trabajo de los grupos.

Posteriormente viene la participación de Julio Olalla, la cual tiene 2 aspectos muy importantes. Primero el habernos invitado a la II Conferencia del ACP en Reñaca, lo que generó en nosotros no sólo una sensación de hermandad, de cercanía, de cariño y confianza, además nos ayudó mucho a traducir distinciones de cómo dice la Fundación Desafío ciertas cosas y cómo dice Newfield ciertas cosas. Nos enriqueció el lenguaje profundamente.

Luego vino la intervención de Julio el primer día del Aconcagua Summit y  fue clave.

El día viernes comenzó con lo que yo diría una clase magistral, en que Julio de una manera brillante trajo el mundo a la sala y dejó las distinciones instaladas en las mesas. Creo que a partir de ahí - y usando un  leguaje bien popular – “nadie se pudo hacer el huevón”. O bajabas de la montaña o te hacías cargo de lo que estaba pasando en ese momento en la sala. Y nadie bajó y todos se hicieron cargo. De hecho hicimos una encuesta y una de las preguntas se refiere a cuáles fueron los puntos altos del encuentro. La mayoría de los participantes coincidió en que fue  la intervención de Julio, porque no sólo entregó herramientas para seguir el encuentro además muchos se fueron con tarea para la casa y ganas de seguir conversando con el.





¿Qué viene ahora?

Vamos a editar un libro con lo que ocurrió antes, durante e inmediatamente después del encuentro. Ese libro se está escribiendo y va a reflejar no sólo lo que fue el encuentro sino también la bitácora de viaje con los proyectos y los compromisos personales en torno a esos proyectos.

También vamos a editar un documental que se pueda exhibir por los medios tradicionales, TV, TV Cable, Internet y que muchas personas puedan acceder y vivir en cierta forma lo que fue el Aconcagua Summit .

Y por último está el compromiso de hacerle seguimiento a cada uno de los proyectos, para ello hay un equipo que está a cargo de este seguimiento y se pueda medir el impacto y el resultado de éstos. En la web tendremos un link de seguimiento a estos proyectos mostrando sus estados y avances ( www.aconcaguasummit.org).

La idea es de poner esta experiencia al servicio de quien la quiera tomar, nada tiene copyright, nada nos pertenece y en la medida en que aprendemos a vivir en gratuidad somos capaces de generar riqueza y bienestar.


Puedes acceder a todas las entrevistas realizadas en el encuentro en este link:


http://aconcaguasummit.org/videos/


Entrevista: Jorge Olalla

Expresamos nuestra gratitud, admiración y orgullo por haber participado y colaborado

en este encuentro al servicio de la humanidad, desde la

maravillosa mirada de la Fundación Desafío.

The Newfield Network







Compartir Compartir
Newfield Network Latinoamérica. Presidente Errázuriz 3746, Las Condes - Santiago de Chile. Fono (56 2) 23217915 - www.newfield.cl - newfield@newfield.cl