Un desafío mayo
EN BUSCA DE LA CONFIANZA EXTRAVIADA

Siempre será conmovedor ver a un hijo ensayar sus primeros pasos, apreciar la fragilidad de sus formas, desplazarse en el espacio marchando tímidamente para ir en pos de aquel otro ser que despierta en él un sentimiento de profundo apego. Dicho cuadro, tantas veces repetido mentalmente, nos habla de la importancia que posee un particular atributo humano: La Confianza.



CONSTRUIR DESDE LA CONFIANZA

Francis Fukuyama define este concepto como: ”la expectativa que surge dentro de una comunidad de comportamiento normal, honesto y cooperativo, basada en normas comunes, compartidas por todos los miembros de dicha comunidad” .

La confianza convertida en variable crítica, debe ser entendida como la “relación social, que tiene dos polos, el del sujeto que confía (truster) y el del depositario de la confianza (trusted). El sujeto ejecuta la acción de confiar a partir de un universo de conocimientos o creencias que le permiten tener un conjunto de expectativas ciertas sobre su relación con el objeto de confianza” .

Si observamos la mecánica organizativa de las primeras tribus, podremos apreciar que seguían a su líder básicamente porque en él hallaban al individuo apto para obtener comida. Desde otra perspectiva, nosotros, en el ejercicio de nuestra calidad de ciudadanos, elegimos a nuestras autoridades con el anhelo de que sean capaces de dirigir cabalmente la nación hacia un futuro que se nos revela incierto; de igual forma, las empresas designan a sus ejecutivos basándose en la capacidad de orientar al grupo en pos de objetivos organizacionales, que no necesariamente son compartidos por los colaboradores en su origen.

Vista desde una óptica funcional, nos damos cuenta que la confianza “constituye una forma más efectiva de reducción de la complejidad” , es por ello que emerge como factor configurativo esencial, es el engrudo que une aquella amorfa masa de individuos que confluyen en esa entelequia que consensuadamente hemos denominado sociedad; pero dicho razonamiento se traspasa -de igual manera- a las relaciones surgidas al amparo de las múltiples organizaciones con las que se relacionan los individuos.

Bajo una mirada latinoamericana, el concepto de confianza describe una situación entre dos individuos que implica un deseo y una disposición mutua para iniciar o mantener un tipo de relación de intercambio recíproco. Por lo tanto, la confianza presupone un cierto grado de familiaridad (proximidad social), oportunidad (proximidad física) y compatibilidad de carencias (proximidad económica) .

DOS TIPOS DE CONFIANZA

Niklas Luhmann -quien nos legó uno de los estudios más acabados respecto del tema- plantea la existencia de dos tipos de confianza: una corresponde a la confianza explícita, que un individuo deposita en otra persona u organización cuando requiere adoptar decisiones de riesgo; otra es la confianza implícita, que se hace patente al momento de buscar relacionarse -de manera irreflexiva- con individuos e instituciones en el cotidiano. En el plano laboral, cuando un empleado se identifica con el estilo de conducción desplegado por un determinado gerente lo hace de manera consciente, deposita su confianza explícitamente; pero de igual forma e implícitamente adhiere al clima de confianza (o desconfianza) existente en el sistema empresa.

A nivel local, situaciones como la experimentada por la multitienda La Polar ponen de manifiesto la ausencia de confianza, aspecto que impacta de manera definitiva no sólo en esta cadena en particular, sino que afecta la credibilidad de todos y cada uno de los actores presentes en el mercado del retail. Desde esta perspectiva, podríamos plantear que la desconfianza imperante a partir del accionar improcedente de un actor específico, termina contaminando la reputación de todo un sector productivo, cubriendo finalmente con un manto de dudas el accionar corporativo de todos quienes participan del rubro.

UN FACTOR CRÍTICO DE ÉXITO

A todas luces, la ausencia de confianza se está convirtiendo en factor determinante en la trama de relaciones interpersonales, sociales, laborales y políticas en el contexto de la sociedad globalizada; y es en virtud de ello que -cada vez más- se nos hace un imperativo ineludible el orientar nuestros esfuerzos hacia la apertura de nuevas y mayores instancias de diálogo y participación en la organización actual, donde los individuos puedan desarrollar sus capacidades conversacionales; un espacio donde la confianza se construya sobre bases sólidas, permitiendo que fluya y se expanda para dar respuesta cabal a las necesidades de una sociedad marcada por la incertidumbre.


Marcel Angulo Abarca
marcelangulo@yahoo.es


Compartir Compartir
Newfield Network Latinoamérica. Presidente Errázuriz 3746, Las Condes - Santiago de Chile. Fono (56 2) 23217915 - www.newfield.cl - newfield@newfield.cl