Entrevista a Damián Goldvarg, presidente electo de ICF Global
Ser coach no necesariamente es ser líder
Damian Goldvarg junto a Illary Quinteros, Presidenta ICF Chile.

A Damian Goldvarg lo entrevisté por Skype y 3 semanas después tuve la oportunidad de reunirme con él
durante la conferencia que dio en la Universidad de San Sebastián.


El recientemente electo presidente de ICF Global es argentino, reside en Los Angeles USA, es coach formado en The Newfield Network  y tal vez lo más relevante de Damián  es el entusiasmo y orgullo por todo lo que hace.
Ese tremendo entusiasmo lo transmite en cuerpo, lenguaje y emociones para ser más exacto.


Habla de corrido y en sus conversaciones no se cansa de promover los atributos y los proyectos de la ICF,
lo mismo sucede cuando se refiere a la profesión de coach.


Hablar con Damián es escuchar a un coach con habilidades de liderazgo poco comunes y una tremenda pasión.




¿Cómo llegaste al coaching?

Antes de ser Coach trabajé como Psicólogo clínico de la Universidad de Buenos Aires, después me vine a U.S.A. en 1990 y saqué una maestría en counseling, después una maestría y un doctorado en Psicología Organizacional. Luego me integré a una compañía consultora llamada Personnel Decisions International  donde trabajé como consultor en varios países del mundo. Después de dos años y haber viajado a más de 40 países decidí abrir mi propia compañía.

A pesar de ya haber trabajado como coach algunos años yo no tenía un entrenamiento formal. Me pareció importante tener una certificación como coach, creo que aunque las personas sean psicólogos o tengan doctorados y entrenamientos, si desean ser coaches deben tener su certificación como tal y eso es lo que yo hice.

Me dediqué a buscar una escuela para sacar mi credencial y finalmente elegí The Newfield Network para trabajar con Julio Olalla, quien tenía una reputación excelente en el mercado. También conocí egresados que me hablaron muy bien del programa y por otra parte influyó el hecho de ser ustedes una escuela acreditada por ICF.

El Programa de certificación lo hice en Washington el año 2002.

¿Háblanos de tu experiencia en el programa de certificación que realizaste en Washington?

Fue una experiencia muy linda. Yo ya venía trabajando como coach desde el año 1995 y deseaba enriquecer mis herramientas como coach. Aprendí mucho de la maestría de Julio, cómo era su estilo, cómo eran sus preguntas, su presencia. Toda la parte corporal fue algo nuevo para mí como también aprender coaching ontológico ya que esas herramientas en el lenguaje yo no las tenía. Todo esto me permitió enriquecer mis competencias como coach.

Cuando terminé el programa apliqué en la ICF para tener mi certificación como PCC ya que tenía las horas suficientes para optar a esa categoría. Posteriormente comencé a participar en conferencias y me fui involucrando en el capítulo local de la ICF en la ciudad de Los Angeles donde vivo.

¿Cómo llega un latinoamericano a este cargo en ICF?

En el año 2008 participé en la Conferencia de ICF en Montreal. Este encuentro tuvo un impacto muy fuerte en mí ya que de repente me encontré con otros mil quinientos coaches de todo el mundo que hacían el mismo trabajo con el sentido de hacer de este mundo un lugar mejor para todos y pude darme  cuenta que mi trabajo también tenía ese significado. Decidí involucrarme más a la ICF y al término de la conferencia ofrecí mi colaboración a los organizadores.

Para mi sorpresa un tiempo después me llamaron y me invitaron a participar en el comité organizador de la siguiente conferencia que fue en Orlando el 2009. Luego de eso estaba como miembro del Board de Directores de la ICF de Los Angeles. También comencé a formar parte del equipo de evaluadores de PCC’s y me involucré en muchas áreas de trabajo en la ICF como por ejemplo los programas educativos.

Con toda esa experiencia y considerando que no había ningún latinoamericano en el Board de Directores, me presenté y el año 2010 fui el primer latinoamericano en pertenecer al Board de Directores de ICF. En el 2011 me eligieron Vicepresidente y este año fui elegido Presidente electo de ICF, es decir voy a ejercer como presidente el año que viene.

¿Qué te gustaría que sucediera durante tu período como presidente de ICF?

Mi foco va a ser por un lado, como miembro del Board, que la ICF sea una voz atractiva para la profesión de coach, que la ICF sea efectivamente una organización global en todo sentido especialmente en la toma de decisiones. Otro objetivo es el desarrollo de liderazgos, me parece que la ICF debe entregar más herramientas a todos los líderes en todos los países del mundo, hay más de 50 capítulos con más de 100 países que tienen miembros en la ICF. Una persona que es un buen coach no es necesariamente un buen líder y mi meta es desarrollar liderazgo en todos los capítulos de la ICF en el mundo.

¿Qué le falta al coach para ser líder?

Son diferentes habilidades, ser coach o ser gerente no necesariamente significa ser líder, eso todos lo sabemos. Cuando yo entré a ICF ya tenía estudios y entrenamientos  para desarrollar mi liderazgo y el liderazgo de otros. Son habilidades que se necesitan desarrollar, un coach puede tener habilidades para escuchar y no para influenciar o movilizar o  para hablar en público.

¿Cuál es el rol que tiene la ICF a nivel mundial?

La misión de la ICF es liderar el avance y el desarrollo global de la profesión de coach.

Tenemos 2 áreas estratégicas: una es crear una presencia y una voz creíble y atractiva para la profesión de coach, esto tiene que ver con crear un sistema de estándares globales enriqueciendo y fortaleciendo el que ya tenemos y construir una organización de alto desempeño, una organización más eficiente.

La otra área es crear alianzas estratégicas globales, queremos ser una fuente prioritaria para la comunidad de negocios, es decir cuando alguien en una compañía esté buscando un coach sepa que al estar acreditado por la ICF tendrá la credibilidad y la garantía de que tiene entrenamiento y experiencia. Si alguien está en la ICF quiere decir que está siguiendo estándares globales éticos ya que para serlo debe comprometerse con reglas éticas y profesionales.

¿Y a nivel nacional?

Hasta hace 2 años ICF Chile estaba enfocada solamente en Chile, no tenía mucha conexión con el resto de América y el mundo lo cual ha cambiado, Actualmente los líderes del capítulo chileno se han involucrado en trabajos globales y tienen conciencia de lo que significa pertenecer a un movimiento con gente de más de 100 países del mundo.


Damian Goldvarg junto a Daniel Walker, Illary Quinteros, Claudia Raffo y Francisco Pinto de ICF Chile.

¿Qué ventajas tiene ser miembro de ICF para un coach?


Da  credibilidad a nivel profesional. El ser parte de una asociación como la ICF significa pertenecer a una  entidad profesional de la cual no sólo se siguen estándares éticos, la ICF también ofrece programas de acreditación y estas acreditaciones requieren de entrenamiento permanente ya que se necesitan horas  de entrenamiento continuo para ir renovando la acreditación profesional.

Cuando yo me hice miembro de la ICF lo hice porque quería tener una ventaja competitiva, también quería ser parte de una comunidad y ser reconocido como tal. Al ser parte de la ICF perteneces a un network global en que participas en programas de desarrollo, conferencias y relaciones con otros coachs de diferentes países. Y esto también rige para una escuela acreditada como Newfield Network.

¿En relación a la nueva Organización Mundial de Coaching Ontológico AMCO, ves alguna incompatibilidad con ICF?

Justamente la semana pasada conversé con Julio acerca de esto porque mucha gente en Latinoamérica que no está familiarizada con lo que hacemos puede pensar que es una competencia para la ICF. En la realidad ambas se complementan porque la ICF es una organización global que tiene como objetivo el avance de la profesión de coach y la AMCO tiene por objetivo el progreso del coaching ontológico como una sub especialización, o sea es una parte de lo que la ICF también quiere conseguir, pero yo no lo veo como una competencia sino como complementación. Uno  es miembro de la ICF y se compromete con el desarrollo de la profesión de coach y se involucra en AMCO comprometido con el desarrollo específico del coaching ontológico que lo diferencia de otras modalidades de coaching y que también busca establecer estándares que Julio Olalla y Rafael Echeverría consideran apropiados, es lo que yo entiendo por lo cual ellos decidieron crear esta asociación con el objetivo de proteger  y desarrollar el coaching ontológico.

¿En este sentido, tú serías miembro de AMCO?

Sí, yo sería miembro también porque me considero coach ontológico y sería apropiado para mí participar en las dos asociaciones. Ahora, como esto está recién empezando, quiero ver también qué es lo que me va a ofrecer a mí como miembro.

Es muy importante que la gente entienda que ambas asociaciones son complementarias.

Muchos de los egresados de los programas de Newfield se están  transformando en agentes de organizaciones dedicadas a actividades de protección ambiental, ayuda a la educación de niños discapacitados, ayuda apersonas afectadas por desastres naturales, etc.
¿Por qué crees que está pasando eso?


El Coaching es una transformación personal que te entrega una mejor calidad de vida y eso hace también que el mundo sea un lugar mejor para todos. A través del coaching yo me he hecho amigos para toda la vida y eso sucede también porque tenemos un compromiso común de intervenir en la transformación personal de otros a través del coaching y éste a su vez es un compromiso con el mundo, con el crecimiento personal de la gente.
La ICF define al coaching como “una relación en la cual el objetivo es maximizar el potencial del coachee para alcanzar una mayor efectividad personal y profesional”, lo que implica mejores relaciones, mejor calidad de vida y hace que sus comunidades sean más efectivas también.
Involucrarse en proyectos sociales está directamente relacionado con los objetivos que tenemos como profesión.

¿Qué te está pasando con esta transformación de coach a líder de esta organización?

Como coach creo ser una persona comprometida en facilitar la transformación personal, hacer una diferencia transformando la vida de la gente con quienes  trabajamos como coaches.

Recién acabo de hacerle la última sesión, de un  proceso de coaching, una Gerente con serios problemas de relacionamiento con su gente.  Ella se estaba  comunicando recurrentemente desde la rabia, el enojo, y esa situación estaba complicando su vida y la de quienes trabajaban con ella. Sus superiores le pidieron que hiciera coaching ya que su permanencia en la organización estaba siendo cuestionada. Después de la última sesión con ella observé que era otra persona,en su humor, en su sentir y en su manera de ser y el impacto que eso estaba teniendo en su familia y en sus compañeros de trabajo. Conseguir eso, como resultado del trabajo que hicimos juntos, a mi me da mucho orgullo. Es lograr hacer una diferencia en la vida de ella.

Por otro lado, trabajo como coach para gente de las Naciones Unidas y la FAO en actividades enfocadas a la Paz, a los refugiados, a la disminución del hambre, etc. en las cuales uno es un agente de cambio, un catalizador donde el trabajo que uno hace es transformador a la persona y a su vez esa transformación  beneficia a su entorno de relaciones. Nuestro trabajo tiene un efecto multiplicador y eso es muy gratificante.

 El liderazgo, en este caso como Presidente Electo de ICF,  me da una oportunidad para ayudar y favorecer a quienes hacen este trabajo, favorecer a quienes ejercen esta profesión a nivel global.


Y por último: ¿Cuáles son las actividades que vienen de la ICF?

A nivel global, lo próximo es que estamos implementando lo que llamamos los requisitos mínimos de membrecía y esto significa que la persona debe tener entrenamiento en coaching para ser parte de la ICF, queremos maximizar la credibilidad de la ICF asegurándonos de que todos los miembros tienen las competencias como coaches, hay muchas que se hacen llamar coaches y no tienen entrenamiento.

Actualmente tenemos 20.000 miembros en todo el mundo y seguramente a través de esta implementación va a disminuir esa cantidad en beneficio de la calidad.
Otra cosa que estamos viendo es la conferencia a nivel global en Londres, en Octubre y será la última conferencia en el formato que hemos venido teniendo por muchos años. Próximamente haremos las conferencias regionales y con temas específicos.

Gracias Damián, nos veremos y conoceremos personalmente en Chile en Marzo.

Entrevista de Jorge Olalla


Compartir Compartir
Newfield Network Latinoamérica. Presidente Errázuriz 3746, Las Condes - Santiago de Chile. Fono (56 2) 23217915 - www.newfield.cl - newfield@newfield.cl